miércoles, 11 de junio de 2014

Entre renglones con George S Clason: el hombre más rico de babilonia





Principios y consejos de prosperidad a través de una parábola en la que Arkad, un hombre que hizo una gran fortuna en Babilonia comparte su sabiduría financiera con Bansir y Kobi.
Si ya has leído algún libro sobre inteligencia y prosperidad financiera, no es un libro que te descubrirá nuevas ideas, pero si que es válido a modo de recordatorio. Interesante su facilidad de lectura como si de un cuento se tratase y por supuesto los principios que siguen válidos hoy en día: gastos inferiores a ingresos, control del gasto, inversión bajo asesoramiento, etc…
Os dejo con estos sabios consejos:

Las 7 maneras de llenar una bolsa vacía.
1.Empezad a llenar vuestra bolsa: cada 10 monedas que ganéis, gastad sólo nueve.
2.Controlad vuestros gastos: presupuestad los gastos de modo que siempre tengáis dinero para pagar los que son inevitables, vuestras distracciones y para satisfacer los deseos aceptables sin gastar más de nueve décimos de vuestros ingresos.
3.Haced que vuestro otro fructifique
4.Proteged vuestros tesoros de cualquier pérdida
5.Haced que vuestra propiedad sea una inversión rentable
6.Asegurar ingresos para el futuro
7.Aumentad vuestra habilidad para adquirir bienes.

La diosa de la fortuna.
La suerte toma a menudo la forma de una oportunidad, pero pocas veces nos viene de otro modo. Los que están impacientes por aprovechar las ocasiones que se les presentan para sacarles el máximo provecho posible atraen la atención de la buena diosa. Siempre se apresura en ayudar a los que son de su agrado. Le gustan sobre todo los hombres de acción. La acción te conducirá al éxito que deseas. A los hombres de acción les sonríe la diosa de la fortuna.

Las 5 leyes del oro.
1.El oro acude fácilmente, en cantidades siempre más importantes, al hombre que reserva no menos de una décima parte de sus ganancias para crear un bien en previsión de su futuro y del de su familia.
2.El oro trabaja con diligencia y de forma rentable para el poseedor sabio que le encuentra un uso provechoso, multiplicándose incluso como los rebaños en los campos.
3.El oro permanece bajo la protección del poseedor prudente que lo invierte según los consejos de hombres sabios.
4.El oro escapa al hombre que invierte sin fin alguno en empresas que no le son familiares o que no son aprobadas por aquellos que conocen la forma de utilizar el oro.
5.El oro huye del hombre que lo fuerza en ganancias imposibles, que sigue el seductor consejo de defraudadores y estafadores o que seña de su propia inexperiencia y de sus románticas intenciones de inversión.

Puedes adquirir este libro aquí.

3 comentarios:

  1. Hola... Pienso que es más una cuestión de no retener las "riquezas" y dejar que fluyan. De este modo, si lo haces de buen corazón, entran a ti y salen de ti para multiplicarse y "procrear". En cierta forma es la vida la que te trata bien si inviertes en ella.

    Te mando un fuerte abrazo, querida Virginia, y mucho amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. comparto tu opinión Donald. Al final el dinero es energía, y como tal, se rige por las leyes del amor y del miedo...luego por supuesto hay que ver todo lo que nuestras cabecitas tienen acumulado hace mucho, mucho tiempo...patrones, creencias etc etc..¿Me entiendes, a qué si?
      Gracias por compartir!!!! Bsos. Vir

      Eliminar
    2. Te entiendo Vir, pues lo "sufro" todos los días. Eso si, cuando me hago consciente de ello, por suerte cada día más, veo desaparecer magicamente esos patrones. Creo en la magía porque la veo todos los días. Gracias por estar ahí. Te amndo mucha magia ;-)

      Eliminar