jueves, 15 de mayo de 2014

Entrevista Km0personal con Laia de Casa de Luna


Descubrí a Laia y su espacio Casa de Luna a comienzos de año y me embarqué por el camino de la mujer sabia.
Son ya varios meses disfrutando, aprendiendo, compartiendo, junto a ella y junto a muchas otras mujeres deseosas de encontrarse. Desde estas líneas quiero agradecer a Laia el trabajo que está realizando, y el tiempo que ha dedicado a estas palabras que hoy comparte contigo. Y por supuesto animarte a echar un vistazo a los múltiples recursos que propone. Pero ahora, te dejo con la entrevista, feliz lectura!

1. *El despertar: crisis o visualización. Se puede empezar un km0personal por muchos motivos. La vida suele dar señales, en un principio sibilinas, pero que a menudo pasan desapercibidas a ojos de muchos. Por ese motivo, la vida se ve en la obligación a veces, de ponernos frente a frente con una crisis sea del tipo que sea, para evolucionar, cambiar, y optar por un nuevo camino. Otras personas sin embargo evolucionan sin crisis, en armonía. ¿Cómo te sucedió a ti? ¿Cómo supiste que algo tenías que cambiar?
Hubieron tres puntos de inflexión importantes, dos viajes en solitario a África e India y, el último y más determinante, pues a partir de ahí cambié radicalmente de forma de vida, una enfermedad en el cuello del útero. 
Nunca he sido una persona adaptada a la sociedad, una persona capaz de seguir el rebaño. Incluso de niña, en el colegio, me acuerdo el hecho de sentir que no encajaba, que había algo en la estructura de lo que me rodeaba que no me gustaba. Y sufrí bastante. Casi como una forma de huida decidí ir a conocer otras culturas, con nada más que una mochila. Estas han sido las dos grandes experiencias vitales de mi vida, de hecho mi trabajo actual se basa mucho, mucho en ello, pero en este momento aún pensaba que "eso" que me faltaba, eso que me hacía ser "defectuosa" (no encajar en la sociedad hasta el punto de enfermar te hace sentir la "rara", la extraña, la que no está bien) estaba fuera de mí. Tenía que llegar mi enfermedad en el cuello del útero para descubrir que el poder anidaba en mí, que mi "yo" salvaje era el poder. Y que domesticar a la mujer salvaje, lo que se había estado intentando hacer conmigo, desde la escolarización obligatoria, es el camino más fácil hacia la enfermedad. Pero yo quería aprehender a vivir y no enfermar más, así que empecé a cambiar pequeñas cosas de mi día a día para conseguirlo. Emprendí un camino de autoconocimiento y sanación personal muy intenso, de estudio e investigación, y desde ahí surgió la necesidad natural de acompañar a las mujeres que se encontraban en procesos similares al que yo estaba transitando.

2. *El desierto, la búsqueda. Es el proceso, la parte de transformación que a menudo queda oculta: experimentando, leyendo, creciendo, volviendo a nuestro ser, siendo más natural, simplificando, llegando a la raíz. A veces solo, o a solas. Perdido y en crisis. ¿Qué recuerdos tienes de lo vivido?
Mi proceso de transformación ha estado basado en crisis emocionales que me han impulsado a la oscuridad, a enfrentarme a lo que me dolía o daba pánico, a tocar fondo para resurgir. De hecho, he seguido el ciclo natural de vida-muerte-vida, sin saberlo de manera consciente: He muerto muchas veces en esta vida para volver a nacer, renovada. De la misma manera que los árboles, en otoño, se desprenden de lo que les sobra y llega el invierno, momento de introspección, sosiego y reflexión, para después nacer la primavera, explosión de vida, así las personas, animales desconectados de este ciclo, vivimos en él y bajo su influjo. La noche oscura del alma es un proceso muy duro, pero reconozco y así lo explico a las mujeres que allí se encuentran que, muchas veces, la arqueología interna es la única forma de encontrar tu tierra fértil. Y para nutrirte de ti misma tienes que excavar hasta encontrarte la tierra. Solamente tú misma puedes plantarte las semillas. No hay más. 
Paralelamente a este proceso, mi transformación personal ha estado muy marcada por un intenso trabajo de estudio e investigación, casi siempre en solitario. He necesitado comprender de manera racional, también, para mí misma y para poder comunicar de manera correcta a las mujeres que acompaño. En este camino he empezado a compartir con mujeres como nunca antes lo había hecho, hemos creado manada y hemos aprehendido las unas de las otras.  

3. *El “declic”, el punto de inflexión. Y llega un día en que todo tiene sentido, se hace la luz. No tenemos por qué haber vivido una experiencia paranormal, ni habernos sentido iluminados.  Una señal más fuerte brilla y entonces sabemos qué lugar ocupar en el mundo, y entonces todas las piezas encajan en el puzzle. Hay personas que lo encuentran a través del eneagrama, la PNL, el reiki, la meditación, la nutrición, la maternidad… ¿Cuál fue tu punto de inflexión personal?
Mi punto de inflexión personal ha sido la creación de Casa de Luna, pero no el día en el que decidí crear un blog personal sin ningún afán más que el de escribir para mí misma y para quién llegara hasta ahí, sino el día en que empecé a recibir emails con las respuestas de las mujeres que iban leyéndome y que, un tiempo después, cuando me atreví a crear cursos y talleres,  agradecían mi trabajo. Mi gran punto de inflexión han sido y siguen siendo ellas. Todas. Las que me provocan lágrimas de emoción cuando me cuentan que han despertado y tomado consicencia gracias al trabajo que realizo, y también las que me han hecho críticas constructivas, pues me han impusado a mejorar y confíar en mí misma. Gracias a ellas estoy segura de que mi misión es esta, la que ya estoy llevando a cabo. Ellas me han mostrado la señal más clara, me han mostrado el lugar que puedo ocupar en el mundo. Y sí, resulta sorprendente de qué manera todo es más fácil y sencillo cuando estás segura de lo que haces, y estás convencida de que lo que estás haciendo es lo mejor que podrías hacer. Nunca podré agradecer lo suficiente a toda esta manada de mujeres que llegaron hace cosa de un año y dos meses, cuando abrí esta Casa virtual, por el aliento que me han dado. Y entre ellas estás tú, Virginia. Gracias de todo corazón/útero.

4. * ¿Diferencia entre sexos? Crees que existe alguna diferencia entre hombre-mujer a la hora de llevar a cabo el camino de km0personal?
Por supuesto que existen diferencias. Mujeres y hombres somos diferentes, tenemos necesidades diferentes. La sociedad nos impulsa a creer en "la igualdad entre géneros", y este hecho, en una sociedad estructurada en modo patriarcal no es más que otro intento de perpetuar el sistema. Cuando la mujer asiente en esta afirmación no se está dando cuenta de que está favoreciendo la negación de lo femenino en nosotras, y en ellos. El camino km0personal no puede ser igual para nadie, sea hombre o mujer, pero si intentamos generalizar a nivel de género, tampoco lo es. Una mujer lleva en sí el ciclo de la naturaleza, de la muerte y renacimiento, y cada sangre es una oportunidad para dejar morir en ella aspectos y plantar las semillas de lo que quiere en su nuevo yo. Los hombres, a nivel hormonal, funcionan de una manera distinta. Y las hormonas nos marcan los ritmos, las mareas internas, parte indispensable en la forma de vivir este cambio. ¿Cómo podemos entonces llegar a pensar que será igual?

5 preguntas breves
5*un maestro/una persona
Las mujeres de mi linaje, más sabias de lo que creen (aún,) y yo misma.

6*un lema
Las mujeres cambiaremos este mundo con paciencia y amor, dos de las características de lo femenino. Pero para ello, primero, tenemos que sanarnos a nosotras mismas. Parirnos de nuevo y ser nuestras propias madres. Es la responsabilidad que tenemos con nuestras ancestras, con nosotras mismas y con el linaje que vendrá.

7*un consejo personal
Dedícate un tiempo para ti, cada día. Un espacio en soledad en el que puedas cerrar los ojos e imaginar la vida que quieres vivir. Dibuja el mapa de ruta para ir hacia allá, directa. Si tu no estás sana, no te nutres de tu tierra, no podrás ayudar a nadie. Lo primero eres tú misma. Aprende a ponerte los límites más sanos y agradece cada mañana el estar viva, ahora. Si te sientes una con la Tierra, con el unverso y haces de la Luna tu madre, ya nunca más podrás sentirte sola. 

8*un hábito
Sacralizar rutinas diarias, darles la importancia que a simple vista no tienen. Ritualizar tareas propicia un ritmo lento y armonioso y, a vez, ayuda a ver lo que se esconde tras la superfície de cada cosa. Allí detrás, en la oscuridad, reside la magia.

9*un libro
¡Muchos! Me es muy difícil nombrar solamente uno. Soy una apasionada de la poesía y, sin duda, cuando busco darme placer me voy a tomar el sol con el "Romancero gitano", de García Lorca, bajo el brazo. En cuanto al despertar de lo femenino, mi bíblia es "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer", de la Dra. Northrup. Pero hay más, y también muy buenos.

10 Y la última, reservada para algo que quieras decir (o callar) y no se haya tratad
Volvamos a honrar a la naturaleza y sus ciclos, es la manera más clara, sencilla y directa de honrar a lo femenino que vive en nosotras.

2 comentarios:

  1. Virginia y Laia, felicidades por esta entrevista. Ha sido muy interesante conocer el recorrido de Laia. Un abrazo.

    ResponderEliminar