miércoles, 14 de mayo de 2014

Entre renglones con Robert Fisher: el caballero de la armadura oxidada



Compré este libro en Madrid hace 17 años cuando era una estudiante erasmus en mi propio país. Curioso: el truco es que siempre he estudiado en Francia asi que venía como francesa. Y la verdad es que tenía la lengua de Cervantes medio olvidada lo que estaba generando cierto grado de preocupación en mi familia que me empezaba a comprender a medias con frases construidas irregularmente y conversaciones cortadas porque me faltaban las palabras.
El libro está subrayado, dos veces, fruto de dos lecturas en diferentes épocas, con dos colores diferentes, señal de que en cada lectura una parte de mi necesitaba palabras difererentes.
El libro tiene ese olor que tienen los libros acunados, mecidos con el paso del tiempo. Con los bordes de sus páginas amarillentas, y el tacto diferente. Se trata de un libro con vida y ha sido todo un lujo volver a leerlo, volver a recordar aquellos días. Pero ahora lo he leído con la experiencia que da el paso del tiempo. Todo resonaba más fácilmente. Ha sido una lectura amena, divertida, en la que me he sentido reflejada. He subrayado cosas nuevas y me he sentido yo misma diferente al leerlo.
Cambio, sólo cambio somos.
Una fábula, un cuento fácil y ágil que te recomiendo sin duda alguna.
Ahora probablemente ataque el de la princesa....
Puedes adquirir el libro aquí
Feliz lectura, feliz miercoles!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario