viernes, 14 de febrero de 2014

Porque todos tenemos días tristes, bajos y cansados…



                                                                                     Foto: P. Oyanguren

Forma parte del camino, forma parte de la vida. Somos cambio y habrá días en que seamos sol que brilla para todos, y otros en cambio pura niebla. Yo llevaba unos días triste, muy triste. Vacía. En ese sentido soy una verdadera harpía con mi persona; con el pensamiento (que arma tan dura) me machaco a base de bien, me exijo, me quiero muy poco. En una de esas estaba cuando mi cartel de Julia se cayó. “Tratarme como a un objeto precioso me hará fuerte”. Una señal me dije. Fuerte lo que se dice fuerte no estaba, pero tampoco entendía muy bien lo que me llevaba a sentirme tan sola, vacía, cuando tengo todo lo necesario para ser feliz. Empecé a autoobservarme (todo pasa por ahí) y me vi estancada en el camino, sin evolución, sin capacidad para ver las señales, porque están seguro, y el problema es sólo mío que no soy capaz de verlas. Vi que tenía que hacer algo, sin saber exactamente como llevarlo a cabo.

No soy mucho de compartir tristeza, pero al final me lancé y pedí ayuda. Llegaron algunas frases:
La primera de Laia de  Casa de Luna que me encantó “Estás viva, por lo que la vida ya la tienes bien ganada, no tiene sentido temer.”. Mil gracias.
La segunda del libro de este mes del club de lectura, tus zonas erróneas que me está aportando mucho más de lo que yo pensaba, que me está pegando un repaso general a todas mis zonas oscuras, a todas mis creencias erróneas: "Tú debes saber que tienes un valor dado ajeno a tus logros"
Sin duda alguna estaba confundiendo el ser con el hacer, era un comienzo para empezar a ver la luz. Para remontar y alegrar el rostro decidí ponerme guapa. Nada del otro mundo pero un gorro y bufandas nuevos alegraban mi rostro y le daban otra luz. Me fui a pasear, contemplé la belleza del mar, me refugie de nuevo en la lectura y en la escritura, perfectas terapias que me llevan a comprender mejor mi persona.

Entre otras, cosas lo que he aprendido que ya lo sabía, pero que se olvida cuando una está baja es que:
-todo pasa por la autoobservación de uno mismo, por la toma de consciencia.
- si me paro a mirar y a escuchar, siempre hay alguien con la respuestas a mis preguntas. Yo ya las tengo pero como tantas veces nos olvidamos de nosotros y recurrimos al exterior…
-en los libros, siempre he encontrado alguna respuesta
-en la escritura, siempre he encontrado algún consuelo, alguna nueva verdad
-la naturaleza me reconcilia con lo peor de mi persona: mirar el mar, abrazar a un árbol, contemplar la luna
-puedo llegar a ser mi peor enemiga (sobre todo con el pensamiento), pero ahora he elegido ser mi mejor amiga.
-quiero valorarme por lo que soy y no por lo que hago.
-no hay fracasos, sólo aprendizajes

¿Y tú, me cuentas por favor como sales de los baches, de los momentos de bajón que luego nos permiten seguir y ser mejor personas?  Gracias por estar y feliz fin de semana!!!

10 comentarios:

  1. Gracias por compartir.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Con ternura, de la gente bonita que tengo en mi vida, cerca y lejos, la ternura es el motor de mi vida, es mi combustible, es la esencia de todo lo que tiene sentido :-) Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Pues yo coincido en eso de que la autoobservación es prioritaria y como con eso estoy bastante familiarizada, a mi lo que que me funciona es actuar, pero no inmediatamente. Yo tengo que dejar que se me pase ese súper bajón (ese momento en que todo lo ves negro, insuperable y sin determinación para hacer nada, totalmente bloqueada) que no me suele durar más de un día porque al mismo tiempo que pienso qué desgraciada soy, una parte de mí me dice que no es cierto y que si lo creo también está en mi mano hacer algo para cambiarlo. Por ello, al día siguiente procuro dar un paseo, que me dé el aire a mí y a mis ideas y comienzo a subir.

    ResponderEliminar
  4. Primero tienes que quererte y respetarte y conducir el camino de tu vida a ese lugar que deseas estar. En la ruta te encontraras cosas y personas de todos los colores, pero si estás bien arraigada a tus raíces nadie puede contigo... Y como se suele decir la práctica sin la teoría no sirve y lo mismo al contrario. Que son dos días y medio no te castigues, para qué?

    ResponderEliminar
  5. Compartir es importante. Lo valoro. Te valoro por eso.
    Perder el miedo a asumir la "condición humana" que subyace bajo cada conducta, creo que es un gran logro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Elisenda. En este camino creo que lo natural es compartir sin queja e intentando siempre aportar, aunque a veces nos cueste más de lo normal. Gracias tu comentario. vir

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho este post.
    La auto observación me ayuda mucho a mi también.
    El contacto con la naturaleza también, aunque no sé por qué no suelo hacerlo.
    La meditación y la paciencia también.
    Gracias por el post!
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es cierto Isabel que a veces cuando nos encontramos realmente mal, en la mismisima oscuridad no hay ni fuerzas para pensar en algo que renconforte. Esos momentos suelen ser breves (a veces no tanto) y creo que hay aceptarlos. es sólo cuando empezamos a remontar un poco que volvemos a tomar conciencia e intentamos buscar respuestas y ayuda para nuestro malestar. es al menos lo que a mi me ocurre. gracias por aportar!!! Bsos. Vir

      Eliminar
  7. Yo cuando estoy deprimida hablo con mi madre. Ella es una fuente inacabable de optimismo, alegría y brillantez. Siempre sabe cómo levantarme el ánimo, por lo que mis tristezas y bajos solamente duran un par de horas. Cuando hablo con ella toda la luz vuelva a mí y descubro que vale la pena seguir sonriendo, luchando, conociendo...

    Ahhh a veces también me ayudo con la lectura y la escritura, como bien dicen son grandes armas que ayudan contra cualquier cosa :)

    Un abrazo y a seguir brillando ;)

    ResponderEliminar