lunes, 9 de diciembre de 2013

Convergencia de vidas




Rescato una cita de un libro que tiene unos puntos de vista muy buenos, pero muchos otros que no comparto: Elogio de la pereza, manifiesto contra la enfermedad del trabajo.
“Los soñadores creen en los cuentos de hadas, pero se les dice que empiecen a vivir en el mundo real. Pero nos podríamos preguntar: ¿en qué consiste ese mundo real exactamente?¿EL mundo real significa trabajar todo el día para fabricar objetos inútiles que empobrecen a los demás y los hacen más infelices?¿El mundo real significa política empresarial, seguros, planes de pensiones, objetivos de eficiencia, presentaciones en Power point, acumulación de deudas, domiciliación de pagos y lameculos en las empresas? ¿Es el mundo real sombrío, sensato y puntual? ¿Quién dice que todo eso no es de hecho un mundo falso, el mundo que creamos para distraernos del mundo real, que es el que habita en nuestras cabezas? Al fin y al cabo ambos mundos son producto de la imaginación y el lenguaje, no sé por qué se debe privilegiar a uno por ser mejor que el otro. El truco y de hecho el deber (…) es unir ambos mundos, armonizar el mundo de los sueños y el mundo real. Es de locos negar que Hacienda, las facturas de la electricidad, las estaciones de servicio, las hipotecas y los pañales no existen.”

Mi pequeña reflexión:
En una palabra el trabajo al servicio de la vida personal. Tal vez vayan quedando cada día menos empleos, pero cierto es que hay más trabajo, más problemas que esperan más soluciones de una forma distinta hasta la de ahora conocida.
No entiendo y cada día menos, porque a lo largo de la semana tener que lamentarse y estar esperando el fin de semana para de ese modo vivir tan sólo 2 de 7 días.
No entiendo y cada día menos, porque a lo largo del año tener que estar esperando las vacaciones para de ese modo vivir tan sólo unas pocas semanas (esto, los privilegiados) de las 52 que componen el año.
No entiendo porque trabajar en base a un horario prefijado, a esas 8horas que tanto daño hacen y tan poca conciliación permiten y tan absurdas por momentos parecen,  y a unos objetivos ausentes.
No entiendo porque no se busca la convergencia de ambas vidas, del equilibrio. Buscar el sentirse bien realizando una actividad que además suponga ingresos en base a una misión, en base a una pasión,  sin necesidad de desconectar porque vida y fuente de ingresos son uno. O pueden no serlo, pero hay conciencia de ello. Ese puede ser el reto, ese el objetivo que cada persona debería empezar a perseguir.
O tal vez y perdona, no sea el tuyo. Pero a mi me apetece tomar a la derecha y seguir por ese camino, el de la convergencia...
Feliz fin de semana

2 comentarios:

  1. Hola.

    Muchos estamos en el camino de la convergencia, intentando buscar herramientas para unir el mundo real y el mundo imaginario. Hablando de los dos mundos, yo publiqué una entrada hablando precisamente de ellos:

    Un mundo complejo

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias por compartir Donald. Un saludo. Vir

      Eliminar