lunes, 28 de octubre de 2013

Noche de cine: Antes del anochecer, la última de la trilogía.




Alabada y criticada. Una obra maestra con unos diálogos impecables. Tachada de aburrida y tostón. A mi me ha encantado, a mi marido le ha aburrido. Para gustos colores.
Si buscas acción no es para ti, si te apetece un poco de reflexión, apúntatela.
Pequeña y humilde recomendación cinematográfica tras varios años sin acudir a la gran pantalla. Las dos primeras partes antes del amanecer y antes del atardecer transcurren en Viena y Paris respectivamente. En la primera encuentro causal de dos jóvenes en un tren. Una noche de conversaciones por Viena, pura química en estado puro. En la segunda, ya en Paris, 9 años más tarde, él casado y con un hijo, escritor famoso gracias a una novela cuya trama se centra en aquel encuentro, en aquella noche. Presentación del libro en Paris a la que ella acude. Paseos por la capital, reencuentro, las emociones a flor de piel. Nada ha cambiado. El deja perder su avión, mientras ella, en su apartamento toca la guitarra. En esta tercera parte, varios años han pasado, dos gemelas fruto de su relación. Vacaciones en Grecia.
Nos cuentan que la película versa entre otros temas, sobre el deterioro de una pareja con hijos, con menos tiempo para dedicarse. Lo que yo en realidad veo desde mi punto de vista de mujer y madre.

Veo a una mujer de 41 años, incómoda con su físico después de un embarazo de gemelas del que no se ha recuperado totalmente. Veo su escasez de tiempo para ocuparse de su propia persona. Su falta de realización a nivel profesional por haberse dedicado a la crianza. Veo como se compara con su marido escritor exitoso que ha sabido llevar su vida adelante incluso con la llegada de las gemelas. Veo y siento dualidad con el vínculo de sus hijas: no puede estar sin ellas pero al mismo tiempo tiene dificultades para desarrollarse como profesional como a ella le gustaría. En la película afirma que los hijos son el motivo por el cual las mujeres exitosas no salen a la luz hasta los 50 años. Veo a una mujer que se busca, que duda, que se encuentra por momento mal consigo misma, y mal con su pareja y descarga sobre ella.
La película ha calado hondo en mí, algo menos en mi acompañante que no se ha sentido identificado con la problemática del actor, cuyo principal problema era la distancia y ausencia respecto al hijo de su primera relación.
En mi opinión, una película brillante basada en diálogos que invita a la reflexión. Un guion exquisito y una interpretación que te hace vibrar. Y termina y quieres más porque en cierto modo ya has hecho a los personajes parte de tu vida. O al menos eso es lo que me ha ocurrido a mi, eso es lo que comporto hoy y aquí contigo.
Si la ves, me encantaría saber tu opinión al respecto, sobre todo si eres madre. Por adelantado, gracias.
Puedes ver la película online aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario