viernes, 12 de abril de 2013

Pidiendo (II)



Esta segunda parte no estaba prevista, pero un mensaje en mi buzón de correo fue el detonante de las líneas que siguen. En dicho correo, una persona a la que admiro mucho, se cuestionaba sobre el hecho de pedir, dudando si aquello que creía desear, era realmente lo adecuado para su proceso, su evolución, su desarrollo, su persona.
Sus acertados comentarios me dieron que pensar, una vez más, y a escribir, cómo no puede ser de otro modo, para analizar y aclarar, y al mismo tiempo compartir.
Siguiendo el manual de la mujer consciente, lo primero que me vino fue, claridad a la hora de pedir:
  1. Enuncia lo que crees desear
  2. Presta atención a lo que estás comunicando para ver si hay alguna señal de confusión, falta de claridad
  3. Repite afirmación hasta que sea segura y clara
  4. Si lo tuvieras ahora, ¿lo querrías?
  5. Cuando lo tengas claro, concéntrate en cómo te sientes y escríbelo.
Pero aún y todo, es esto lo adecuado para mí, para mi alma, para mi evolución?
¿Qué ocurre si pido y consigo algo que en realidad no es lo mejor para mí pero que si corresponde a lo que he pedido? ¿Y si al contrario pido algo que deseo fervientemente pero que no me llega por no ser el momento, por no estar preparada, por …?
Desilusión, decepción, falta de confianza en que no me va a llegar ya nada más…
Yo creo que al pedir dos cuestiones son importantes:
Lo primero creo que hay que pedir en armonía con el universo, de acuerdo a la voluntad divina, para no ser perjudicados en nuestra evolución pero tampoco entorpecer la de los demás. Y luego, en segundo lugar, y lo más importante, hay que pedir confiando, con absoluta fe, con la certeza de que llegará lo mejor, lo debido, lo necesario, en el momento adecuado y bajo las mejores circunstancias. Y en ese sentido comparto la reflexión que la escritora me hacía sobre la importancia del desapego, de la rendición.
¿Te animas a seguir pidiendo, sin esperar, confiando que lo mejor te va a llegar aunque no sea exactamente lo deseado?
Feliz fin de semana

4 comentarios:

  1. ¡¡Buenísima reflexión!! Yo también lo creo.
    Pensar para pedir, Aceptar el pedido, Adaptarse a lo recibido ...
    Pensar para volver a pedir, Aceptar otra vez el pedido, Adaptarse de nuevo a lo recibido ...
    ¿Pero eso es el cambio,no?
    Yo pedí el SOL y hoy lo disfrutaremos ...jejeje
    Buen finde
    AB

    ResponderEliminar
  2. Hola guapisima!! muchas gracias me llega en el momento justo..y si!! me animo a seguir pidiendo en plena confianza aunque las fuerzas me flaquen aveces. Intentando sentir la fluidez y la magia que cuando se siente es hermosa y Si!! seguire pensando que mientras mis sueños no lleguen sera porque asi es mejor , que esta dentro del plan, que no estare preparda para ello y a seguir currando para conseguirlo...Berdin. Que pases un feliz fin de semana, pidiendo y sintiendo. muak

    ResponderEliminar
  3. exactamente Paqui, todo llega cuando tiene que llegar aunque por momentos no lo veamos, no creamos que sea cierto. solo se percibe con el paso del tiempo, echando la vista atrás, y viendo el camino recorrido. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar