jueves, 14 de marzo de 2013

Entrevista Km0personal con David del Rosario.




Me llegó el link de la película “Yo soy libre” y después de visionarla, me adentré en la web para saber algo más de sus creadores. Me encantó la nota del director  y el proceso causal a la hora de crear. Esa manera de lanzarse a los brazos de la vida confiando ciegamente en que nos proporcionará exactamente lo necesario, siempre que miedos y desconfianzas aparcados queden en el camino. Me encantó ese momento de duda e incertidumbre por el que inevitablemente nos toca transitar, ese vaciarse, y dejar apegos, perderse para encontrarse desde dentro  porque no cabe alternativa alguna. Y sobre todo, ver después del proceso, el resultado, la película y el mensaje, los mensajes. Tras todas estas palabras, está David del Rosario, una persona que sin dudarlo me cedió, nos cedió parte de su tiempo para compartirlo, aquí, contigo, conmigo, con nosotros. Desde estas líneas mi agradecimiento por su trabajo, por su tiempo. Y a ti que me acompañas, feliz lectura, y si todavía no has visto la película, anímate, algo sacarás sin duda alguna. Os dejo con las respuestas de David!!! Feliz jueves.

Las 10 preguntas:

 1. *El despertar: crisis o visualización. Se puede empezar un km0personal por muchos motivos. La vida suele dar señales, en un principio sibilinas, pero que a menudo pasan desapercibidas a ojos de muchos. Por ese motivo, la vida se ve en la obligación a veces, de ponernos frente a frente con una crisis sea del tipo que sea, para evolucionar, cambiar, y optar por un nuevo camino. Otras personas sin embargo evolucionan sin crisis, en armonía. ¿Cómo te sucedió a ti? ¿Cómo supiste que algo tenías que cambiar?
                He “muerto” y he “nacido” varias veces a lo largo de mi Vida. Con esa expiración se han marchado creencias de todo tipo y se ha transformado mi presente. La más reciente fue hace unos cuatro años, mientras estudiaba en la universidad. Era un momento en el que nada podía ir mejor: premios académicos, inyección de dinero inesperado, fortuna en el amor… el viento soplaba a favor. Había levantado un rascacielos hecho de ilusiones, conocimiento y expectativas el cual calló con estruendo al entrar en él. Simplemente, no aguanto mis 75 kilos. Entre toda la polvareda y el desconcierto, me vi sólo en medio de mi Vida sin nada a que aferrarme. Traté de encontrar por todos los medios al responsable de mi
sufrimiento pero, entre tantos éxitos y buena suerte, no me fue posible localizarlo. Y no lo hallé fuera de mí.
                Podía ver la silueta de una persona, en medio de ese desaguisado, intentando construir de nuevo una vida con unos cimientos más sólidos. Observando a ese personaje vi el juego. En un despiste se dejó entrever: era yo mismo – mis ideas y convicciones  materializadas –. Pequeños seísmos derrumbaban sin escrúpulos las proyecciones que trababa de edificar con las mismas premisas anteriores mientras el sufrimiento se incrementaba exponencialmente con el esfuerzo. Al ver aquello, sencillamente abandoné.

 2. *El desierto, la búsqueda. Es el proceso, la parte de transformación que a menudo queda oculta: experimentando, leyendo, creciendo, volviendo a nuestro ser, siendo más natural, simplificando, llegando a la raíz. A veces solo, o a solas. Perdido y en crisis. ¿Qué recuerdos tienes de lo vivido?
                En realidad, fue ese descubrimiento el que me abrió la puerta. Carecía de sentido continuar indagando el motivo de mi infelicidad en parejas, trabajo o amigos. Desde esa perspectiva no hay escapatoria. Si el causante de mi sentir era externo a mí, no podía hacer otra cosa que compadecerme y sentirme víctima. En una selva gris. Sin solución, sin salida.
                Desconozco si volví a mi Ser o no. Desde mi limitada visión, lo único que percibí fue que de alguna forma, yo era el causante de todo aquello. Dejé de creerme el instrumento y pasé a ser la música, reconociendo que mi Vida era el instrumento.  
   
3. *El “declic”, el punto de inflexión.Y llega un día en que todo tiene sentido, se hace la luz. No tenemos por qué haber vivido una experiencia paranormal, ni habernos sentido iluminados. Una señal más fuerte brilla y entonces sabemos qué lugar ocupar en el mundo, y entonces todas las piezas encajan en el puzzle. Hay personas que lo encuentran a través del eneagrama, la PNL , el reiki, la meditación, la nutrición, la maternidad… ¿Cuál fue tu punto de inflexión personal?
                La posibilidad de que mi función fuese permitir que mi Vida tomara las riendas fue el punto de inflexión. Ya no debía de preocuparme en planificar nada, ni tenía que mantener un éxito obtenido o una situación de vida. Detrás del telón había una densa desconfianza hacia mi Vida.
                Unos meses más tarde aterricé en Barcelona. Comenzaron a sucederse una serie de extrañas “casualidades” hasta conocer a Sergi Torres. A la semana siguiente le propuse hacer una película. Mi finalidad era plasmar todo lo vivido en aquel filme pero Sergi transformó una idea – limitada e inerte – en Vida. Comenzamos a anclar en el presente ofreciéndoselo a la película, confiando y exponiéndonos completamente. El proyecto fue cogiendo forma y aparecieron Mariano Rico, David Morán y Lara Salvador. Aquel año aprendí a tomar la responsabilidad de todo lo que me ocurría pasando de Vivir una vida a ser vivido por ella. En ese contexto nació “Yo, Libre: Un viaje al instante presente”.

4. * ¿Diferencia entre sexos? Crees que existe alguna diferencia entre hombre-mujer a la hora de llevar a cabo el camino de km0personal?
                Si soy honesto, no tengo ni idea. Podría crear un argumento más o menos brillante al respecto o hacer mía una de esas ideas espléndidas que he oído por ahí pero, en ambos casos, tendría que defenderlas. Defender no me aporta tranquilidad. Si una idea o pensamiento no me hace sentir bien es para mí indicio suficiente para, tras atenderlo, dejarlo correr. ¡Pasemos a otra!     

 PREGUNTAS BREVES
5*un maestro/una persona
El presente.
6*un lema
“La vida te da todo lo que necesitas para amar y ser feliz. Sólo tienes que confiar en ella.”
7*un consejo personal
Vive tu vida. No importa la forma que tome. Forma parte de las asociaciones que desees, respeta las creencias que tengas, ama a quién sientas, cambia de trabajo, haz yoga, medita o ve a ver un partido de fútbol pero yo me lo pensaría dos veces antes de hacer de cualquiera de ellas la causa de mi felicidad. 
8*un hábito
Comer sushi los miércoles.
9*un libro
No me iré sin decirte a dónde voy.
10 Y la última, reservada para algo que quieras decir (o callar) y no se haya tratado.
Nada que añadir. Es muy simple, aunque luego le adhiramos ideas a la Vida y nos parezca complicada. Anclados en este instante, mientras lees o ves la televisión, podemos volver a recuperar la simplicidad y dejar pasar todo aquello que no nos aporta felicidad, viviéndolo, sintiéndolo y diciéndole adiós.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario