viernes, 22 de marzo de 2013

Balance del mes: nº 15




Echo la vista atrás y así como hace un año, cada mes notaba cambios y más cambios, novedades y evoluciones (ver sección Km0personal de un vistazo), ahora en cada balance aunque sé que avanzo, el cambio es más sutil porque principalmente interno. Más consciente en todos los sentidos, más auto observadora y observadora también. Necesidad de estar a solas, de estar en casa, necesidad de introspección, de silencio. Necesidad de meditar por pura necesidad, y no porque en la lista figure. Necesidad de escribir por el placer de escribir, necesidad de conocerme, de perdonarme, de recuperar a la niña que fui, que sigo siendo (nada para esto como pasar días de vacaciones con los peques, viviendo y sintiendo con ellos, disfrutando de su presencia y de su concepción de la vida). Necesidad de cortar con el inconsciente colectivo. Necesidad de agradecer a diario el privilegio, el regalo de tener tiempo para mí, tiempo para querer, tiempo para vivir, de agradecer el hecho de tener las necesidades básicas cubiertas y sentir además que cada día, necesito menos para ser más. Aprender a confiar, a tener fe, a sentir con el corazón, a pensar con el corazón, a vivir y a entender con el corazón. Sentir el aumento de vibración, y su respectiva bajada, aprender a controlar la frecuencia, mantenerla, expandirla, compartirla. En estas estoy, sigo avanzando...
¿Y tú como vas, cómo avanzas, sigues ahí?

3 comentarios:

  1. Me siento totalmente identificada contigo, a mi me pasa lo mismo desde hace algo más de un año.
    Estoy en la misma fase que describes..., sobre todo la de agradecer.
    Se que el camino acaba de empezar, pero no tiene vuelta atrás, es apasionante.
    GRACIAS por compartir tus experiencias.

    Feliz fin de semana

    Inma

    ResponderEliminar
  2. qué alegria sentirme acompañada y en la misma fase!!! Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Yo también sigo ahí! no estas sola en el camino...

    Mil gracias por compartir y por poner palabras al cambio que también nace en mi.

    Un abrazo,

    Pilar

    ResponderEliminar