lunes, 14 de enero de 2013

Pequeño balance ho´oponoponiano….




¿Ho´oponoponoqué? Ahora te cuento...
Cuando comencé mi nueva vida, recién estrenada mi libertad, no quise llenar el supuesto vacío que suponían las horas de una jornada laboral. Nada de cursos, ni de compromisos estrictos, nada de ataduras. Quería y sigo queriendo dejarme llevar por el presente, por el ahora, sin planificar demasiado (aunque lo mío  me cuesta), confiando más en la vida, dejando atrás miedos. Sin embargo el pasado mes de diciembre asistí a dos cursos. Del primero hablaré este viernes, del segundo, sobre ho´oponopono, en las líneas que siguen.
María José Cabanillas a la que dediqué varios posts (1,2) estuvo en Bilbao en diciembre y acepté su invitación, para conocerla en persona en primer lugar, y porque sabía que algo me tenía que aportar aunque llevase practicando 6 meses con la técnica hawaiana que te recomiendo probar si es que aún no lo has hecho. Fueron 5 intensas horas, con una pequeña parada, analizando cómo y porqué funciona el ho´oponopono. Y en mi resonaron con fuerza estas dos conclusiones:

* ho´oponopono y falta de expectativas o lo que es lo mismo desapego. Y es que en el fondo cuando antes pronunciaba las palabras pensaba ya en lo que quería aplicando en cierto modo el secreto (que no me termina de convencer por dejar todo el tema del inconsciente de lado) Cierto es que se pueden marcar ciertas metas y objetivos, pero hay que tener el valor de confiar en la vida, de lanzar al universo la petición para luego adaptarse a lo que venga, aunque no sea lo inicialmente previsto. Así que si algo he aprendido es:
*A NO ESPERAR Y A DEJARME SORPRENDER estando eso sí, abierta a las señales.
*A RELAJARME Y A DEJARME LLEVAR, dejando el control a un lado, o lo que es lo mismo, el miedo.
* ho´oponopono de forma constante, porque también reconozco que me había acomodado. Curioso, salir de la zona de confort para entrar en otra suerte de confort…ahora tengo una pulsera a modo de recordatorio y estoy mucho más centrada, practicando de forma constante.Ho´oponopono casi siempre, pero sobre todo:
cuando estoy sola, en grupo pero sin tema de conversación,
viendo la tele con mis hijos,
escuchando a una persona,
cuando un pensamiento negativo me asalta,
cuando el miedo me puede,
ante un momento de bajón emocional,
antes de dormir,
cuando el cansancio se autoinvita,
ante críticas y quejas ajenas que llegan a mis oídos,
cuando algo de otra persona me molesta,
en momentos difíciles como madre…
...lo más a menudo que puedo…

Por todo ello, puedo afirmar que en estos meses, lo que me ha aportado esta técnica es mucho, pero resumiendo y en orden de importancia, diría:
1.     *  PAZ INTERIOR. Sentirme bien con mi persona, volver a recuperar el equilibrio, elevar la vibración, sentirme en armonía, aunque por supuesto, queda trabajo por hacer.
2.     *  Sentir que todo encaja en mi vida, que me da tiempo a organizar lo que quiero diariamente y que las personas y momentos se suceden para que cada día tenga su propia magia
En cierto modo y para concluir, el curso me ha permitido retomar con más fuerza si cabe el ho´oponopono y desde estas líneas quiero agradecer a María Jose Cabanillas el trabajo que está realizando. 
Por mi parte sé que los verdaderos cambios están aún por llegar. Pero ya no hay prisa, no expectativa. Hoy lunes y para empezar bien la semana elijo dejarme sorprender, te apuntas?¿ Y por cierto, has probado ya el ho´oponopono?

3 comentarios:

  1. No lo he probado, pero lo probaré.
    Lo que sí he probado son las 4 palabras mágicas: por favor, gracias, perdón y te quiero!
    Reconozco que la tercera ha sido la más complicada de introducir como hábito pero cuando la disfrutas todo se equilibra!!PAZ.
    Ahora quiero introducir la técnica "quieta parada" que creo que es lo que comentas: no prisa, no expectativas, sólo escuchando al corazón y aceptando el NO. Veremos ...

    ResponderEliminar
  2. animo Ana, que merece la pena. No tienes porque practicar con todas las palabras a la vez. Puedes empezar por una, con la que mas te sientas identificada. Ademas, en hoponopono hay muchas palabras que las 4 magicas...es un mundo por conocer, una nueva manera de vivir. Un abrazo y suerte

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí, ya sabes que no me hace falta mucho para animarme!
    Cuando termine con unos cuantos (?!!)libros que tengo en el tintero que me han regalado ... a por el ho´oponopono a ver si así termino pronunciándolo a la primera, porque menudo "nombrecito!".
    Jajajajaja.Besos

    ResponderEliminar