viernes, 18 de enero de 2013

21 días conscientes




Si el lunes hacía referencia al ho´oponopono y a sus repercusiones en mi vida incluyendo el empujón que había supuesto el último curso realizado, y animándote por supuesto a probarlo, a incorporarlo en tu vida, hoy te resumiré lo mejor que pueda como fue el segundo de los cursos de diciembre, curso que desembocó en un periodo-prueba de 21 días conscientes.
Todo empezó hace año y medio con una llamada. El objetivo una limpieza energética profunda, por capas, mes a mes que iría descubriendo lo mejor y peor de mi persona, transformando emociones, trabajando lo verdaderamente necesario en el momento adecuado y pertinente. Se trataba de mover y limpiar energías, de anclarse con la tierra, de afirmarse como ser y alma, de dejar atrás lo viejo, de conocer el desapego y su verdadero sentido íntimamente ligado con la libertad. Tras esas llamadas una persona, cuya voz sólo conocía, pero curiosamente no hacía falta más. En diciembre encuentro con quien habitaba la voz.
Una persona humilde, sencilla, cercana, una gran persona que encontró las palabras idóneas para dar nombre a lo verdaderamente importante, para restar importancia a la magia, y así, acercarla al grupo de personas que compartimos unas horas en su presencia. Aprendí, aprendimos técnicas para aquietar la energía y elevar la vibración, mediante la respiración, el silencio, el enraizamiento, ho´oponopono (cómo no!). No faltaron los mantras, ni la alusión al agradecimiento, al perdón. Y hubo más, mucho más. Al finalizar, nos comprometimos los allí presentes a vivir 21 días conscientes, para adquirir como nuevo hábito de vida, la autoobservación de las emociones (qué siento, porqué lo siento, qué me mueve) y de los sentimientos, la no crítica-no queja-no juicio que cabida no tienen en un concepto de responsabilidad 100%. Se trataba y se trata principalmente de ser y de dar ejemplo de que el trabajo personal funciona.
Y así fue como a lo largo de todo el periodo navideño, adquirí el compromiso de consciencia y pude ver, prestando la atención necesaria, eligiendo prestar la atención, pidiendo aquello que necesitaba, y confiando, cómo todo a mi alrededor evolucionaba, cómo todo a mi alrededor se movía, y por momentos, de forma rápida y muy breve, vislumbré una pequeñísima parte de la magia de la vida. Por supuesto que se me escapo alguno queja, pero al menos fui consciente de ella.
No creo equivocarme que nada como el ejemplo para mover cambios alrededor. Sobran los consejos, sobre todo los no solicitados, sobran las recomendaciones, y más las que uno no siente como suyas. Basta con el ejemplo, basta con la sensación de tener al lado una persona que irradia serenidad, confianza y amor incondicional. Desde estas líneas, gracias a todas las personas que se dieron cita aquel fin de semana, y en especial a ti que la acercaste a mi vida, a ti que nos aportas tanto, a ti que tal vez acabes de abrir una nueva puerta en tu propio caminar. Gracias.
Feliz viernes, feliz fin de semana!

4 comentarios:

  1. GRACIAS!!!!! Me has ayudado con estas palabras a algo que me acababa de suceder, estaba muy nerviosa, enfadada...y al ser consciente de que soy responsable 100% me ha ayudado a calmarme y a girar esos sentimientos y energía negativa que me crecía por momentos...Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. cuanto me alegro Pili!!! Pero el agradecimiento te lo debes por supuesto a ti misma...feliz día!!!

    ResponderEliminar
  3. qué bonito Vir!
    un besote
    amaia

    ResponderEliminar
  4. gracias amaia...otro beso para vos!!!

    ResponderEliminar