lunes, 19 de noviembre de 2012

Vuelta al cole con mirada…




…consciente. No puede ser de otro modo. Sé que me repito, pero tengo la sensación de haber dejado de ser un robot, un ser automático con sentimientos (que por suerte siempre los he tenido), con prisas y planificación exquisita, para empezar a ser una persona de verdad.
Y después de 15 días de vida consciente, compartiendo 24h con ellos, la vuelta al cole la semana pasada,  no ha dejado de ser un trago amargo, una especie de cuesta de enero. Demasiadas horas en el cole, demasiado cansancio. Apenas tiempo para compartir.
Vuelta a la rutina: inoportuno despertador (siempre suena en el peor momento), protestas matutinas, irremediable sueño. Malhumor. Un beso, despedida. Y 8 largas horas para regresar con las energías revueltas, alteradas, agrietadas, diferentes.
De regreso al hogar, el equilibrio vuelve, pero poco tiempo ya por delante para disfrutar, para estar. Y eso que no hay extraescolares, pero si deberes (otro robo de tiempo). Y llega la ducha, la cena, los libros, el beso, los abrazos, los últimos momentos de intimidad antes de cerrar el día. Un día mas que se fue, y yo con ellos, o sin ellos tal vez, ahora que sé a ciencia cierta lo que es estar verdaderamente consciente en su presencia.
A pesar de todo, feliz lunes, feliz comienzo de semana….

No hay comentarios:

Publicar un comentario