viernes, 19 de octubre de 2012

¿Te atreves a ponerte una pulsera antiquejas 21 días?




Yo empecé el 5 de octubre y desde entonces me la he cambiado de mano ya en 3 ocasiones, volviendo el cómputo a cero, es decir retomando los 21 días desde su inicio. Se trata de una pulsera antiquejas: el objetivo es no quejarse durante 21 días, cantidad de días en principio estipulados para crear un hábito firme en una persona. A cada queja, cambio la pulsera de muñeca y vuelta a empezar. Todo empezó con un curso on-line que estoy haciendo con Maria José Cabanillas, curso que recomiendo porque da unas pautas que sin duda ya conocerás, pero que expresadas con claridad y acompañadas de prácticas, son sin duda de gran utilidad para incorporar firmemente en tu vida. (Más información sobre el próximo cursos que empieza el 24 de octubre aquí).
Últimamente me quejaba y me enfadaba también. Suerte que tengo dos pequeños ángeles que dicen verdades como puños, aunque diciéndolas hieran sin remedio, ángeles que me hicieron ver eso mismo: que me quejaba y que me enfadaba. O sea que no estaba en mi centro. Coincidió con el envío de la enseñanza sobre la queja y me armé de valor para ponerme la pulsera. Ahora cada vez que me voy a quejar, me lo pienso dos veces y cambio la queja por agradecimiento, porque tras cada queja hay siempre algo que agradecer. Simplemente es cuestión de cambiar de punto de vista, de ver la cara en lugar de la cruz de la moneda, cuestión de dualidad. Y lo que es valido para la queja, lo es también para el enfado, la crítica y el juicio. Te imaginas un mundo sin queja, ni crítica, ni juicio. Un mundo vibrando más alto en gratitud, comprensión, en amor….En eso estamos, en eso estoy. Y mientras tanto, de nuevo el cómputo a cero, sin tener del todo claro, cuando cumpliré los 21 días….¿Aceptas el reto? Feliz fin de semana

2 comentarios:

  1. Buenos días, Virginia, me tienes intrigada con la pulsera. Cuéntame algo más, porfa. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. la pulsera.....pues la verdad es que no paro de cambiarmela de mano, pero lo bueno es que cada día soy mas consciente de pq me quejo y en que momentos. Por asi decirlo vivo mas en el presente y siento que me quejo menos, que en cierto modo voy mejorando. Pero que dificilisimo me parece. Puede ser igualmente valido para la critica o el juicio, es decir todo aquello que hace que tus vibraciones bajen, que te hacen sentir peor. Asi que sigo perserverando y estoy segura de que lo conseguire, aunque tenga dos niños pequeños y motivos varios para quejarme a diario...o no? ¿te he ayudado en algo?

    ResponderEliminar