lunes, 8 de octubre de 2012

Dualidad: Miedo versus amor.




Creo que las siguientes líneas de Eduardo Galeano, expresan perfectamente la situación que nos rodea.
Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.Los automovilistas tienen miedo de caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras.
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones, miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar.
Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir…”
Eduardo Galeano,

Pero yo no quiero quedarme aquí, sino ir más allá. Creo incluso que el miedo puede ser la llave que nos abre la puerta deseada, que nos permite ir más allá. Por eso, cuando el miedo me llama, lo acojo,  lo hospedo. Me pregunto entonces que es lo peor que me puede pasar y entonces dejo la palabra al corazón que siempre tiene la respuesta acertada. Muchas veces pienso también en todo lo que se podría hacer en ausencia de miedo, en presencia de amor. Todo lo que podría hacer yo, lo que podrías hacer tu, calmando el paso y escuchando al corazón, desoyendo los ecos, las voces que nos invitan al miedo, al miedo, al miedo.
Y es que a fin de cuentas en este mundo todas las emociones, todos los sentimientos terminan convergiendo en el miedo o en el amor. ¿Con cual te quedas tú?

No hay comentarios:

Publicar un comentario