lunes, 3 de septiembre de 2012

Entre renglones veraniegos (I) con…..la medicina



Mi madre soñaba con que su hija fuese una gran médica. Pero su hija no soportaba ver la sangre, es mas la visión de ésta la podía. Y había algo que no sabía explicar respecto de los médicos: desconfianza podía ser, temor tal vez. Con el paso de los años, los frecuentaba cada día menos y ya luego  con hijos, se dio cuenta de que por momentos ella sabía algo más que ellos, que en la consulta todo era mecánico, y que en los 10 minutos que le concedían poco indagaba la pediatra en asuntos que a ella le parecían importantes. Por ese motivo, además de ser cada día más consciente de que tenía la obligación y responsabilidad de cuidarse a si misma, también supo que su cuerpo tenía la suficiente inteligencia en muchos  casos para cuidarse y repararse por si solo.

A través de estas tres lecturas (que por supuesto son un mero ejemplo  porque hay muchas más), he terminado de ver la luz en la medicina. He visto de que modo lo emocional afecta a lo físico, y como los sentimientos mal digeridos provocan malestar. He comprendido de igual modo el papel fundamental de la alimentación en el proceso curativo y preventivo del cuerpo. Y también por supuesto el rol de los padres en la salud de los hijos. Todo  ello para concluir, muy a pesar del cuerpo médico que en algunas de sus ramas admiro profundamente (urgencias, traumatología, accidentes, etc), que en la gran mayoría de las ocasiones, uno es el mejor médico que su cuerpo tiene, y uno mismo sólo sabe como curarse, empezando con cambios de alimentación, con cambios de pensamientos, con cambios de sentimientos, sensaciones y emociones.
Te animo a adentrarte por esta nueva vía. Yo todavía estoy pensando en regalarle uno de estos libros a una familiar cercana que acaba de sacar el MIR y está de residente en pediatría, pero creo por otra parte que no tengo derecho a romper su sueño, su creencia de sentirse útil, de ayudar a los demás. Feliz lectura!!!!

PD. Gracias al blog alternativo he descubierto este fin de semana, un nuevo libro que apunta en la misma dirección, Pediatria para los nuevos niños de Lua Catalá pero que aún no he leido. Se puede descargar aquí en pdf, por si te pudiera interesar.

4 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus excelentes descubrimientos.

    Eres un sol Virginia y tu luz nos ayuda.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos. es lo que siento que debo hacer. compartir para que todos podamos crecer. al fin y al cabo todos somos uno. luz para todos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta que estés por aquí de nuevo y poder leerte.
    Contactar con personas que viajamos en una dirección muy parecida, aunque sea a través de la red, es fantástico.
    Descubrir a GHIS cambió el rumbo de mi vida como te dije en su entrada, y lo de Hamer una auténtica pasada(conoces los cuentos? y la conferencia de Fermin Moriano?).
    También me hizo entrar en otra sintonia descubrir al médico colombiano Jorge Carvajal y al traumatólogo americano John Sarno...
    Me parece bien la actitud ante tu familiar pediatra..., porque a cada cual nos llega el momento oportuno de descubrir las cosas..., aunque claro es normal que sintamos la necesidad de compartir con la mayoría de la gente (la que queremos especialmente).
    Un saludo Virginia, Maga

    3 de septiembre de 2012 16:45

    ResponderEliminar
  4. gracias Maga, Ghis es en mi opinión una referencia a seguir y el libro que estoy leyendo ahora de ella me parece impresionante. Creo que te puede gustar mucho tambien victor brossa, en otro estilo pero en la misma linea de pensamiento constructivo y positivo. me apunto algunos de los nombres que citas porque no los tengo todavía a todos controlados. gracias por compartir. un abrazo, Vir

    ResponderEliminar