lunes, 14 de mayo de 2012

Empecemos la semana con palabras, con distensión.



Todo vibra, y por supuesto las palabras no iban a ser menos. Hay palabras con vibraciones altas, que nos hacen sentir bien: nada mejor que un gracias, por favor, perdón, te quiero, lo siento, SI, magia, amor, armonía, paz. Hay otras en cambio que nos dejan un mal sabor de boca, como si no terminasen de irse del paladar, de los labios. Hay palabras que nos llaman y otras que no. Palabras para todos los gustos, y hoy en particular, quiero dedicarle este post a la palabra distensión.
Distensión es algo más que relajación, es en mi opinión, dejar la tensión. Y es que cuando pronuncio la palabra distensión, no puedo menos que sentirme más ligera. Distensión es cuando te permites fluir, cuando confías en que la vida te va a ayudar, porque tu por tu parte, ya lo has dado todo, ya has hecho todo, ya has pensado, afirmado, meditado, creído, visualizado. Distensión es cuando no bloqueas con el pensamiento, cuando no te obsesionas con una llamada, con una persona, con nada ni con nadie. Distensión es saber que todo lo que te llegará es lo mejor que te tiene que llegar. Distensión es un gran suspiro liberador, pero también la sonrisa de un niño que nada teme, que vive su hoy, su ahora, sin preocuparle el ayer ni el mañana. Reservemos para cada día, un momento para la relajación, para nosotras, para la distensión, sabiendo que lo mejor está siempre por llegar.
Feliz lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario