lunes, 2 de abril de 2012

Los sintomas de la paz interior: te identificas?


Una mañana te despiertas sonriendo y agradeces todo lo que tienes, todo lo que la vida te da. Sonríes y te dejas fluir. Ya no te juzgas, ni juzgas a los demás. Ni buscas tampoco interpretar lo que otros dicen o hacen. Vives el presente, lo disfrutas, te ocupas. Ya no te pre-ocupas. Entiendes entonces que todo está en su sitio, que todo tiene su lógica, su explicación, su sentido. Que la vida es como un juego. Ya no te tomas en serio y desde la humildad agradeces poder ayudar en la parte que te corresponde a los demás.
Vuelves a ser un niño, y miras la vida con ojos de niño, sorprendido, emocionado, ilusionado.




Te sientes en paz contigo mismo.
Si tan sólo fuésemos capaces de hacer durar estos breves instantes, de alargarlos en el tiempo a pesar de las dificultades del día a día, de nuestras preocupaciones sin sentido, de nuestras preguntas sin respuesta, de nuestra….
Si tan sólo nos dedicásemos a vivir, a sentir, a emocionarnos, a vibrar, a ayudar, a ser coherentes con nuestros principios, a escucharnos, a escuchar al niño interior, a querernos, a querernos, a querernos. Feliz lunes, feliz comienzo de semana!

Idea inicial fuente y texto completo aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario