jueves, 1 de marzo de 2012

NATALIA GOMEZ DEL POZUELO EN EXPERIENCIAS DE KM0PERSONAL



Natalia Gómez del Pozuelo comparte hoy jueves con nosotr@s, su experiencia de km0personal.
Muchas gracias por tus palabras!!!!
Sobre Natalia Gomez del Pozuelo:
Durante más de 15 años trabajó en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. Un día, en un momento de lucidez decidió que quería cambiar de rumbo y dedicarse a escribir. Hoy, 4 libros y muchos artículos después, hace lo que de verdad le gusta y lo complementa dando formación, conferencias y trabajando como consultora.


Las 10 preguntas:

1.*El despertar: crisis o visualización. Se puede empezar un km0personal por muchos motivos. La vida suele dar señales, en un principio sibilinas, pero que a menudo pasan desapercibidas a ojos de muchos. Por ese motivo, la vida se ve en la obligación a veces, de ponernos frente a frente con una crisis sea del tipo que sea, para evolucionar, cambiar, y optar por un nuevo camino. Otras personas sin embargo evolucionan sin crisis, en armonía. ¿Cómo te sucedió a ti? ¿Cómo supiste que algo tenías que cambiar?

Una noche, cenando con mi hermana y mi prima en un restaurante italiano, cuando sorbía los últimos espaguetis de mi plato una de las dos me preguntó:
- ¿Si te dieran carta blanca, qué trabajo elegirías?
Yo me quedé pensativa y me limpié los restos de salsa de la barbilla. Me di cuenta de que aunque llevaba más de quince años trabajando en puestos de dirección en tres empresas distintas, jamás me había hecho esa pregunta. Con la carrera, el master y varios idiomas, lo natural era que me dedicase a ganar dinero, y es exactamente lo que hacía, pero esa pequeña pregunta me había descolocado.
Al contrario que otras veces, ellas, en vez de continuar hablando, esperaron pacientes mi respuesta.
Me había ido bien en el trabajo, siempre hacia arriba: mejores puestos, mejores salarios, mejores casas, o al menos más grandes. ¿Y ahora qué? ¿Cuál era el trabajo de mis sueños? ¿Un nuevo ascenso? ¿Más dinero?
Al final respondí:
- Lo curioso es que el trabajo de mis sueños no es un trabajo… o sí, pero no lo que solemos llamar un trabajo.
No recuerdo si me bombardearon a preguntas o si se quedaron calladas, porque mi mente seguía en otro lado. Creo que me daba miedo pronunciar las palabras que iba a decir:
- En realidad, en mi sueño no me veo trabajando, me veo escribiendo.
Creo que las sorprendió bastante, pero sin duda, la que estaba atónita era yo misma.
Como nadie decía nada, le pregunté yo a una de ellas:
- ¿Y el tuyo?
Ella respondió con un lacónico “no lo sé”, y cambió de conversación: hablamos de niños, trabajo, hombres, madres, maridos… Si alguien me hubiera visto desde fuera, habría pensado que yo seguía la charla con interés, pero lo que les había dicho vibraba por dentro, acompañado de la sorpresa que me había producido.


2. *El desierto, la búsqueda. Es el proceso, la parte de transformación que a menudo queda oculta: experimentando, leyendo, creciendo, volviendo a nuestro ser, siendo más natural, simplificando, llegando a la raíz. A veces solo, o a solas. Perdido y en crisis. ¿Qué recuerdos tienes de lo vivido?
3. *El “declic”, el punto de inflexión. Y llega un día en que todo tiene sentido, se hace la luz. No tenemos por qué haber vivido una experiencia paranormal, ni habernos sentido iluminados.  Una señal más fuerte brilla y entonces sabemos qué lugar ocupar en el mundo, y entonces todas las piezas encajan en el puzzle. Hay personas que lo encuentran a través del eneagrama, la PNL, el reiki, la meditación, la nutrición, la maternidad… ¿Cuál fue tu punto de inflexión personal?

Durante unas semanas, ni me acordé de aquella cena, pero dos meses después, me llegó a casa una publicidad de un Taller de Escritura Creativa, y aunque suena obvio, y probablemente lo es, lo más obvio es lo que más nos cuesta reconocer: pero aquella vez me dejé llevar y reconocí que era una señal.
Me apunté al Taller y, desde entonces, no he dejado de escribir ni un día; en cambio sí he dejado de trabajar en el sentido usual de la palabra. Empecé a dar clases en la universidad, y dejé también esa casa tan grande que me obligaba a ganar cada vez más para mantenerla. Estoy escribiendo mi cuarto libro y tengo los próximos pensados.
A veces se me hace un poco cuesta arriba, porque el trabajo literario es lento y los resultados no son inmediatos, pero no olvido algo que dijo Punset: “La felicidad está en la antesala de la felicidad”.  Mi interpretación de esa frase es que la plenitud, palabra que me resulta más asequible, está en la persecución de los sueños; y yo creo que no he tenido una época más plena en mi vida, y sigo persiguiéndolos.
Y en tu caso, si te dieran carta blanca ¿qué trabajo elegirías? Piénsalo bien, porque como dijo Jabobsen “…una vida despojada del vicio alegre de los sueños, no es una vida digna de vivir. Al fin y al cabo, la vida tan solo tiene el valor que le confieren los sueños”.


4. * ¿Diferencia entre sexos? Crees que existe alguna diferencia entre hombre-mujer a la hora de llevar a cabo el camino de km0personal?

Creo que en el momento en el que uno siente que debe buscar y vivir su vida de forma auténtica no hay diferencias entre hombres y mujeres ya que la autenticidad tiene que ver con todos los apartados de nuestra vida (personal, profesional, familiar) ya que no estamos divididos en compartimentos. 

5 preguntas breves
5*un maestro/una persona: Uno mismo. Lo que buscamos está dentro, no fuera.
6*un lema: La "razón" no existe, solo disponemos de un punto de vista.
7*un consejo personal: No des un consejo a no ser que te lo pidan.
8*un hábito: Sonreír.
9*un libro: En busca del tiempo perdido. Proust


10. Y la última, reservada para algo que quieras decir (o callar) y no se haya tratado.
Me gusta mucho este proyecto de Virginia. Ojalá anime a muchos a vivir según desean.
Un saludo y buen día

No hay comentarios:

Publicar un comentario