viernes, 10 de febrero de 2012

MEDITANDO, recorriendo el camino interior.

Meditar era algo que hasta hace poco no me atraía. Lo veía como una pérdida de tiempo, y aunque no lo había intentado, no me sentía capaz de, tumbada o sentada, mantener la atención centrada en mi respiración.  No sirve para mucho, no sirve para nada, la meditación para los que hacen retiro, yo prefiero aprovechar mi tiempo de otra manera” me decía.
Sin embargo en tiempos de cambios personales, era consciente que dar este paso se imponía, que este nuevo hábito necesario era. Así que he empezado a meditar poco a poco, 10 minutos al día pero todavía no todos los días. Un camino hacia el interior de mi persona, donde al fin y al cabo se encuentra todo lo que necesito. Tumbada, relajada, me centro en mi respiración (dicen que la respiración abdominal tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro, que favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y que mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios), acallando pensamientos y emociones-lo que no es fácil-.
Cuando termino, bienestar general, aunque intuyo que lo mejor está todavía por llegar.
¿Has meditado alguna vez? ¿Cómo te has sentido? ¿Te animas a intentarlo si no lo has hecho aún?
En este artículo, un primer acercamiento a la meditación, de mi gran amiga Helena Migueiz.
Información más ampliada y útil sobre la meditación, aquí

3 comentarios:

  1. Hermana del alma, gracias por tu cita, aunque en el arte de la meditación, como en el de la vida, me considero más aprendiz que maestra. Para todos/as los/as interesados/as en el tema os dejo en manos de Lorin Roche, que describe la meditación como una forma de conocimiento poco corriente, porque se adquiere descansando. Así lo explica en su libro "Meditación. Pequeños momentos de calma a tu alcance": Se aprende a meditar haciendo exactamente lo mismo que te acarreaba problemas en el colegio: mirar por la ventana y soñar despierto, o cerrar los ojos y dejar que se te vaya la cabeza.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Helena. Tomo nota de tu recomendación y tal vez pronto le dedique un "entre renglones". Un abrazo para vos tambien.

      Eliminar
  2. Hoooola! Está muy bien eso que dices, aunque al principio no nos guste o sintamos que estamos perdiendo el tiempo hay que obligarse a meditar.

    Incluso en el budismo zen se dice que meditar no sirve para nada (y piensa que ahí se medita mucho, es uno de sus pilares) en el sentido que meditan solo por el hecho de meditar no por sus beneficios o posible recompensa.

    Tienes un blog muy interesante, enhorabuena. Un saludo!

    ResponderEliminar